Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

[Sopro] la vida simplemente

[Sopro] la vida simplemente

De la inmensidad de los bosques brasileños hasta el microcosmo de un pueblo de campo, Sopro esta suspendido entre el oneirismo de los paisajes y de la realidad crudo del cotidiano. Retrato de un Brasil en toda su humanidad.

Escondida en el corazón de una comunidad de campesinos, la cámara de Marcos Pimentel esta explorando la vida, la muerte, la infancia, la naturaleza, en un solo documental, al mismo tiempo desconcertante, emocionante, y en ciertos momentos violento. Una violencia que podemos percibir desde el inicio de esta introspección en el corazón del Brasil, cuando un primerísimo plano se fijo en una osamenta sanguinolenta rodeada de perros salvajes y otros carniceros que se están improvisando un festín. Una cabeza de vaca muerta y todavía el soplo del viento a modo de banda sonora. La naturaleza esta aquí, en frente de nosotros, planteada, inmensa, impenetrable, a veces silenciosa, a veces aulladora. Y este viento omnipresente es el único narrador de la película.  ¿El viento, el soplo, el de la vida? ¿El de la naturaleza?  Un hilo conductor que seguimos para ir al encuentro de hombres y mujeres, vivando humildemente en un rancho, con los caprichos de la naturaleza y con el ritmo del labor cotidiano.

Una cámara discreta

Pimentel alterna entre los planos largos del bosque y los n primerísimos planos intimismos. Los zooms escrutando la menor arruga de una vieja mujer, la menor sonrisa y mirada de los niños jugando en los llanos. La intrusión de la cámara se hace discretamente y podríamos casi pensar que estamos observando a espaldas de esos hombres. Hasta el momento que uno de ellos nos mira fijamente. Sin odio, sin asombro, solo con una mirada directa y franca, qué, a si mismo, da toda su dimensión poética y contundente a este documental. Una sucesión de planos fijos confunden el ritmo de la vida de los lugareños a el de la naturaleza, ambos en total ósmosis. Lo cotidiano del rancho sigue el ritmo de las temporadas, del tiempo. La muerte va delante de los nacimientos y nos dejamos balancear con la lentitud de los planos, retrasándonos a veces en unas manos trabajando la madera, la tierra, o en la luz filtrando a través de una ventana, un techo roto, así como unas flamas de una vela, vacilantes, inestables como la existencia.

El observatorio de la vida cotidiana

Pimentel apunte en la pantalla, un cuadro de la vida con toda su simplicidad y autenticidad. En este gigantesco observatorio de la vida cotidiana, el canto de los pájaros hace sitio a las abluciones de un viejo hombre, después a los juegos inocentes de niños. Sin palabras o casi, sin música menos las de una fiesta del pueblo. Una decisión del realizador, aquel hombre da muestras de un cierto radicalismo, desafiando las leyes del documental. La sucesión de los planos casi silenciosos compone una real trama narrativa. Sopro es una visión libre de una trama de vida, mucho mas allá de una película informativa o altiva, dando a ver la “gente pequeña”. « 

Céline Gardet

Anaïs Oger – Traducción

Fiche Technique

Film & Réalisateur: Sopro de Marcos Pimentel

Durée: Documentaire / 35mm

Pays :Brésil

Année : 2013

Durée : 73 min

Première diffusion : Jeudi 21 novembre au Katorza à 13 h 30