Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

[’Til madness do us part] : Si es (otra vez) un hombre ?

[’Til madness do us part] : Si es (otra vez) un hombre ?

Un documental perturbadora que hace estado de una reflexión casi antropológica llevado a los confines de la humanidad.

De  enero hasta abril 2013, Wang Bing ha rodeado el cotidiano de un hospital psiquiátrico en la provincia de Yunnan. Su cámara, decididamente muda, ha acompañado los enfermos encerrados en sus demencias y relegados en condiciones extremas de insalubridad y de abandono.

Una mirada de compasión

La falta de comentarios susceptibles de unirse a la imagen, abandona el espectador a su propio juicio. Sin embargo, las elecciones cinematográficas inducen un sistema de pensamiento reflexivo asumido : los “detenidos”, de pronto, aparecen como las víctimas de una sociedad ignorante y segregativa, tan alienada que ellos.

La capacidad de la realización consiste en las elecciones del los encuadres y el carácter crudo y autentico del documental. La visión oferta aquí es, en primero, la de un enfermo y su único punto de vista esta en total concordancia con la longitud de las secuencias. Esta visión evoca también a la propia lentitud del espíritu de los residentes de este lugar. La sucesión de planos parándose en las caras saciadas abandonadas, todas estas vistas de un piso manchado de orina y de mocos… todas estas imágenes se unen a los zapatos embarrados de los enfermos, que se confronta paradoxalmente a las de las sabanas inmaculadas de las camas. El conjunto de todo genera un evidente malestar incluso un sentimiento de hastío. Sin embargo, la empatia siente en frente de estas imágenes nace un carácter innegable de humanidad que se saca de esos dementes que cantan, lloran y tienden a crearse otro yo, una vida social en un ámbito donde las limites del respecto del individuo han sido atravesadas. Y la sala se une poco a poco a los enfermos, siente un fuerte enternecimiento y la compasión que las escenas suscitan. Wang Bing orienta su cámara hacia un grupo social único, su nao de locos llevando los espectadores a desarrollar el mismo odio que los enfermos tienen para la institución y los actores. Los profesionales médicos se pueden ver solamente cuando dan los medicamentos o cuando administran técnicas de concentración los internos. El enfoque cinematográfico del realizador da a pensar a la de Régis Sauder en su película Etre la, quien, el, concentraba su mirada solamente en la categoría de los psiquiátricos y las enfermeras del centro de detención Les Baumettes en Marseille.

Los campos del XXI siglo !

Pensamos en la opereta de Germaine Tillion, Verfügbar aux Enfers, y en Primo Levi cuando esta narrando su experiencia en los campos de exterminación. (Si c’est un homme, autobiografía escrita entre 1945 y 1947). Til madness do us part relata las reglas de la supervivencia humana. El hospital psiquiátrico es el sede de un sistema totalitario guardando en su interior los desorientados de todos tipos y también los prisioneros políticos condenados a una sentencia mas alienante que en el penitenciaría clásico. Mas allá de este propósito, la idea de la enclaustramiento se impone visualmente con la imagen constante de los barrotes de las ventanas, de las puertas, de las camas y vía de esas sombras que se dejan en las cara de esos ermitaños durante los días soleados.

Wang Bing consigue a crear el insostenible : confrontando el carácter de animalidad de los internos que pierden el sentido del pudo y de la higiene corporal, justificando la insalubridad en aquella evolucionan. Y este resto de humanidad que les anima todavía a través de sus oraciones, de la  caricia mutual que pueden todavía darse, de las canciones que tararean y de las historias que comparten. Con la falta de actividades y de estímulos psicológicos, la regresión y la perdida de reflexión se produce.

Todo eso es la enseñanza  que nos da el realizador a través de su documental. Además, el publico occidental actual que tiene su mirada de los clichés, esta mas impactado en frente de la realidad de las practicas higiénicas y de la protección del ciudadano en la cultura asiática.

Marie Beaudoin

Anaïs Oger – Traducción

Ficha técnica
Película y realizador :  ’Til Madness do us part, de Wang Bing

Países : Hong Kong/ Francia/ Japon
Ano : 2013
Duracion : 227 minutos
Primera diffusion : Miercoles 20 de Noviembre à las 19h en el Katorza.

Tags