Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

Entrevista con un cineasta de la sensibilidad

Entrevista con un cineasta de la sensibilidad

Sentado en un pequeño……del café Cosmo, que tiene sofás Colorados con almohadas doradas, Marcos Pimentel, cabello moreno y anillos en su oreja, tiene la timidez típica de esos realizadores qué no se sabe talentoso.


Humilde al extremo, Marcos Pimentel parece casi  disculparse de estar aquí. Sin embargo, el cineasta brasileño de 36 anos tiene nada de un novato. Porque ya tiene en su haber una decena de cortometrajes documental y un primero largometraje sobriamente llamado Sopro. Una voz dulce y pausada, evoca su camino, su relación con el cinema y su selección al Festival des 3 Continents (los 3 Continentes).

Marcos Pimentel es uno de esos apasionados desde su nacimiento, muy temprano atrapado por el cinema,  comienza rápidamente a estudiar el cinema y la comunicación social en Cuba. Entusiasta, este realizador en crecimiento tiene una sola idea fijada : rodear documental. “Es un genero que no tiene limites ; un verdadero medio de expresión para mi” nos explica. Desde añade : “ la realidad tiene historias tan bellas que contar que las que podemos inventar, solo es necesario de poner mas atención”.

El documental : su elección, su postura

Sus cortometrajes empezados en 2003 parecen inscribirse en el mismo camino que el cinema de « verdad », una manera de rodear muy popular en el genero del documental, pero Pimentel invalida. Precisa que su cinema es sobretodo su propia mirada en el mundo, una traducción en la pantalla de su percepción personal. Reivindica con vigor su elección del documental “no pienso que trataré otro genero en el futuro, es verdaderamente mi postura. No hago documental porque es menos costoso o porque podría ayudarme a ir en un genero mas popular”.

¿La otra constante de las películas de Pimentel? El Brasil. El documentalista como le gusta llamarse, ha viajado mucho. Cuba, Alemana, o mas hoy en día en Francia…ha visto muchos países. Pero por este brasileño, su tierra de nacimiento tiene algo mas. Por supuesto, su relación personal con el país es muy importante en eso. Pero mas allá de su apego intimista, el realizador ve en el brasil un espacio rico de “materia bruta”. “Es un  gran país complejo y que tiene una diversidad cultural única, las temas que se puede rodean no faltan. Si tenia que resumir mi interés por mi país, podría decir eso : la poesía puede nacer del caos. Para li, el brasil, es eso”, nos dice. Y esta poesía, esta complexidad tan peculiar al brasil, Marcos Pimentel las encuentra siempre a través de sus rodajes.

Sopro un primero largometraje firmado Pimentel

Es en el estado de Ibitipoca, al corazón del Brasil, que Marcos Pimentel ha plantado su cámara para su primero largometraje. En esta pequeña comunidad campesina, el documental insiste en transcribir la vida cotidiana simple pero poética de esa gente de la tierra. “ ¡Este pueblo estaba totalmente aislado : tenias que viajar tres días a caballo para ir allá!” precisa. Soledad, paisajes de gigante a las montañas desmesuradas, el ámbito estaba ideal, en perfecta osmosis con el espíritu del realizador :Estabas totalmente en este contexto y con esa gente. Sabían gestionar el silencio, están siempre en la reflexión, la meditación, un poco como yo. A través de este pueblo, estaba mi personalidad que se cristalizaba.”

Acercarse de esas poblaciones aisladas puede parecer complejo, pero nada de eso se transparenta en la pantalla. Los hombres y mujeres se mueven con una naturalidad desconcertante como si la cámara seria invisible. El secreto, quizás el genio de Pimentel : un acercamiento muy humano : “Cuando empiezo a rodear, la gente esta ya acostumbrada a mi presencia. Tenemos un lazo particular, una intimidad común. Preservo la captación de los momentos de soledad y la naturalidad de la gente,  porque no estoy atrás de la cámara. Mi operador tiene la machina y de mi lado, estoy entreteniendo un real juego de mirada con ellos.”  En suma, los protagonistas no son confrontados a une machina pero a la mirada de un hombre : una manera de hacer que esta a los antípodas de las practicas intrusas.

Una selección oficial al Festival de los 3 Continentes

Sopro es una película personal. Un resultado al cual el realizador no sospechaba pero una evidencia que no pudo negar y a la cual concede con alegría. La profundidad y la eficacia poética de Sopro no escapó a los organizadores del Festival los 3 Continentes, la película esta, con razón, en la selección oficial. « Es un gran placer de estar invitado al Festival de los 3 Continentes. En Brasil, este evento es conocido y reconocido por los profesionales del cinema » se alegra Pimentel. Mas allá de su reputación, el cineasta aprecia su selección de películas propuestas durante el evento, “me gusta el concepto de este festival, no se retrasa en los grandes medios pero solo en las buenas ideas de película”. No hay pronósticos sobre sus probabilidades de tener el precio del festival, pero Marcos Pimentel ya espera que su próximo documental, “A parte del mundo que me pertenece” llamara la atención. “Esta película trata de los deseos y de los sueños de algunos personajes ; lo que esta en juego va a estar en la realización o no de sus esperanzas”. En la seguida de un autentico Pimentel, la película va a desarrollarse en Brasil también, pero esta ves, el realizador dará a ver el lado urbano del país.

Una tímida sonrisa en los labios, Marcos Pimentel se levanta, listo para posar para nuestra fotógrafa. Agradable y disponible, este realizador sembra atrás de el, el calor del Brasil y suda la sinceridad, como las imágenes de sus película.

Humano.

Celine gardet

Anaïs Oger – Traducción

Angéline DAVY – Photographe